Transcurridos veinticinco años desde el inicio de mi carrera profesional, continúo afrontando cada nuevo proyecto con una ilusión primeriza. Cada trabajo es, en definitiva, un nuevo y diferente reto.

Captar la idea de los clientes, el desafío del espacio, encontrar la inspiración, la selección de los materiales, aunar funcionalidad y elegancia, son solo algunos de los aspectos a los que me tengo que enfrentar en cada trabajo.

Es importante conectar con el cliente generando una corriente de conocimiento y complicidad.

Finalizado el proyecto acaba el encargo. Quedan atrás meses de trabajo, inspiración, desgaste, búsqueda, tutela… para llegar a un producto final realizado a medida de cada cliente.

Se produce una sensación agridulce pero al mismo tiempo muy placentera, que recuerda a la del pintor que se desprende de sus cuadros.

Considero la elegancia y el buen gusto como conceptos claramente atemporales. Intento no dejarme llevar por modas mediáticas muy intensas pero en ocasiones efímeras.

Encuentro la inspiración en cualquier espacio y situación: un viaje, paseando por un parque o visitando una feria profesional. Creo que el decorador tiene la obligación de permanecer con la mente abierta y con los cinco sentidos en alerta para intentar captar con antelación las tendencias del mercado.

Vivimos una sociedad consumista; hoy ya es imposible pensar que decoramos una casa para toda la vida, los ciclos y las modas cambian, por tanto es importante que todo proyecto intente ser sobre todo atemporal, vanguardista, funcional, asequible y por supuesto, elegante. No olvidemos que “la elegancia no se debe notar, debe estar”.

Belén Sueiro

Utilizamos cookies para analizar su forma de navegar nuestro sitio web, si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información consulte nuestra política de cookies.

aceptar